"¿Por qué quiero a mi papá si no estaba a mi lado?" El Che Guevara, en el recuerdo de su hija Aleida

Un documental presentado a propósito del aniversario del natalicio del legendario guerrillero, narra momentos familiares del combatiente admirado en el mundo entero.

Este 14 de junio Ernesto Che Guevara cumpliría 89 años y con motivo de esta efeméride  Cubadebate ha compartido algunas historias relatadas por Aleida Guerava March, hija mayor del guerrillero argentino.

Los recuerdos aparecen recogidos en el documental titulado 'Ausencia presente', donde Aleida describe al ser humano, al padre y al esposo, detrás de la figura mitificada con uniforme de combate.

Cuando escuchó por primera vez la frase: "si alguna vez tienen que leer esta carta, será porque yo no esté entre ustedes", tenía sólo 7 años, por lo que se ha tenido que formar una imagen de su padre a partir de sus pocos recuerdos, escritos, historias ajenas y relatos de su madre.

"¿Por qué quiero a mi papá?"

Al cumplir 16 años, Aleida se hizo una pregunta que la puso contra la pared: "¿Por qué quiero a mi papá si no lo tuve casi nunca a mi lado?".

Hasta esa edad ella no había reparado en eso.

"Los padres no siempre tienen automáticamente el afecto y el cariño de sus hijos, hay que cultivarlo, ganarlo, y mi papá no había tenido tiempo para hacerlo […]. En aquel entonces, me pregunté por qué […]. A pesar del poco tiempo que convivimos, mi papá se había ganado ese afecto, ese amor y ese respeto que siempre he tenido por él. Papi demostró que era un hombre con una gran capacidad para amar, y que, a pesar de la distancia y el tiempo, logró que nosotros lo quisiéramos y lo amaramos".

Imagen imborrable

Una escena familiar cotidiana le dejó a la hoy médico pediatra el recuerdo más hermoso que conserva de su padre.

Tenía unos cuatro años y aquel fue el día que vio juntos a sus padres por última vez.

"Esta mi papá vestido de militar y yo estoy mirándolo como de un perfil. Mi madre está de espaldas a mi papá y en su hombro está la cabecita de mi hermano más pequeño, Ernesto, que apenas tiene un mes de nacido. Él, con una mano grande, está tocando la cabecita del niño, pero lo hace de una manera muy especial… Hay mucha ternura en esa escena. Yo tenía apenas cuatro años y medio […]. Muchos años después yo supe que esos fueron los últimos momentos que estuvo con nosotros".

Last modified onSábado, 17 Junio 2017 09:33

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Banner 468 x 60 px